Los mayores navegan por el Lot

 

 

El Puente Valentré

En Cahors, hay un puente legendario, cuya construcción se extendió a lo largo de más de medio siglo. Se cuenta que las obras se hicieron tan largas que el maestro de obras se aventuró a hacer un pacto con Satán. El diablo sería el encargado de acabar la construcción y cumplir las órdenes del maestro, a cambio de su alma. Así el puente te terminó en seguida, pero el maestro había ideado un plan para salvarse. Le pidió al diablo que fuese a la Fuente de los Cartujos, con una criba o un cedazo a por agua. La fuente está al otro lado del río, en la parte exterior de la ciudad. La intención era calmar la sed de los obreros. Pero claro, con una criba no pudo traer nada de agua y perdió la apuesta que había hecho con el maestro de obras.

Pero aquí no acabó la cosa. El diablo quiso vengarse y desde entonces vuelve al puente cada noche, para quitar la última piedra de la torre central, que hoy ha terminado llamándose “La torre del Diablo” y cada día los albañiles tienen que volver a colocarla.

Lo cierto es que en 1879 se hizo una restauración del puente, el arquitecto Paul Gout mandó colocar en el hueco que quedaba vacío cada noche, una piedra esculpida con la efigie del demonio. La piedra no volvió a desaparecer, porque se dice que así el demonio se había quedado definitivamente atrapado en el cemento.

 

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto y Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es