Los mayores navegan por el Lot

 

 

Francia es uno de los países del mundo donde mejor podemos comer y beber, y el Lot uno de los departamentos que mejor conservan la tradición de la dieta mediterránea. Hasta es difícil encontrar un restaurante de una cadena de comida rápida (aunque los hay). Los platos tardan, como debe ser, se preparan bajo pedido, no se precocinan.

Lo más típico es un primero con Foie . Puede ser un mi-cuit , o aderezado con verduras de la región o con mermelada. También podemos elegir caracoles o setas de la región, con cebolla caramelizada o verduras.

En los segundos tenemos toda la variedad de la comida tradicional y de la cocina de autor bien entendida. Esto es, no nos vamos a quedar con hambre porque no nos van a engañar con el humo a la reducción de un colín. En todo el sur de Francia abunda el pato (canard), ya sea troceado, en filetes o directamente el muslo. Puede ser frito, a la cazuela, en su propia salsa, a la naranja… las posibilidades son infinitas. También es típico en la región el cordero de Quercy , y como el pato, puede ser cocinado de mil maneras. No nos podemos ir sin probar el pichón , son expertos en su elaboración. Los acompañamientos suelen ser de verduras, y si hay patatas, suelen ser hervidas y no fritas. Encontramos platos de pescado en los que juntan tres o cuatro especies distintas, dependiendo éstas del restaurante en el que los preparen.

Para los postres, lo más típico es, tanto la tabla de quesos franceses (vaca, oveja, azul, cabrales, roquefort…) como los postres de chocolate . Desde brownie hasta pasteles, bolas de helado o creaciones de autor: bolas de chocolate con otro tipo de chocolate que lo derrite por encima, etc., lo que suelen llamar “fantasías”.

Para terminar, tienen todos los tipos de infusiones, suelen traer una caja para que escojamos, y si queremos café con hielo, recordad, debemos pedir on the rocks . Si pedimos café con hielo nos traerán café frappé . En cuanto a los vinitos de la región, hay que destacar la uva Chasselas, muy particular y muy suave, tiene un peculiar sabor a pera que la hace excepcional. Los vinos de Cahors están entre los mejores del país. Y no olvidemos los digestivos como el Armañac, el Coñac o los aguardientes de fruta.

 

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto y Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es