HOME | Contacto  | Facebook

La Gran Pantalla

 

AMANECE QUE NO ES POCO

Amanece que no es poco , es lo que se llama una película de culto. No se hizo con la intención primordial de alcanzar este exitazo, pero al público le gustó tanto que la han situado en esta categoría. Para empezar, fue grabada en Albacete . En las localidades de Molinicos , Ayna , Liétor y Férez, entre otros pueblos de la Sierra del Segura , siguiendo la idiosincrasia popular de esta zona, como línea argumental. De hecho, algunos de sus habitantes fueron reflejados en la película, como extras.

La historia se desenvuelve alrededor de Teodoro, un joven ingeniero español que ahora es profesor en la Universidad de Oklahoma y que vuelve a España para pasar un año sabático. Viaja junto a su padre en una moto con sidecar recorriendo el país. Así llegan a un pueblecito de la montaña, cuyo adjetivo más suave es peculiar. Además de los habitantes comunes, están de visita unos meteorólogos belgas, un grupo de estudiantes de la Universidad de Eaton, otro grupo de disidentes de los coros del Ejército ruso, los del pueblo de arriba camuflados, que vienen a invadirlos… En fin, un relato completamente surrealista y adorablemente divertido, lleno de situaciones que van de lo grotesco a lo naif , pasando por lo más absurdo que se pueda concebir.

Ayna, justo en las profundidades de la garganta que forma el río Mundo, está constituida por 16 aldeas. Y en sus inmediaciones podemos encontrar la Cueva del Niño, la cuna del arte rupestre albaceteño; el castillo de la Yedra, una antigua fortaleza de origen islámico, con la Cueva de los Moros y el Balcón de los Mayas; y el Mirador del Diablo, en el estrecho del Gargantón. Además, en el propio pueblo de Ayna, en su calle Mayor, hay una ermita de Nuestra Señora de los Remedios, la iglesia parroquial hasta 1953, construida sobre las ruinas de una sinagoga judía y que podría pasar por una casita más… así que hay que estar muy atento. La que es ahora la iglesia parroquial, la de Santa María de lo Alto, guarda tesoros como una torre de sillería del siglo XVIII.

Liétor, de origen islámico, está formado por entramados de callejuelas, casas señoriales, edificios religiosos como la Ermita de Belén y que es la iglesia de la película. Sus murales, considerados a nivel nacional como la mejor colección de pintura popular del silo XVIII, son los que inspiraron la decoración de la casa del cura y de la habitación de Merceditas, la sobrina del sacristán. La Iglesia de Santiago Apóstol del siglo XVI, el exconvento de Carmelitas Descalzos, cuyos frailes aún están momificados en las criptas. El antiguo asilo, una casona modernista del siglo XIX donde se encuentra la oficina de turismo y la fuente del Pilar.

Y Molinicos. Gran parte de este término municipal se encuentra dentro del Parque Natural de los Calares del Mundo y del Sima . También está compuesto por multitud de pequeñas aldeas. Callejuelillas estrechas y empinadas revelan su pasado musulmán; y allí se encuentra uno de los poquísimos museos micológicos de España: el Museo del Níscalo , en lo que fue el Ayuntamiento. En la Plaza Mayor se rodaron muchas escenas de la película, como cuando el alcalde sale al balcón a pedir que se haga un flash back popular o cuando llueve arroz. En la Plaza de la Iglesia de San José, del siglo XVIII, de allí sale la calle Molinicos, por la que llegan Teodoro y su padre en la moto o en la que Paquito está a punto de ascender al cielo. También son muy famosos la Peña Perico, una impresionante montaña de piedra que rodea el casco urbano, Royoteros, el nacimiento de agua rodeado de estalactitas y el acueducto romano.

 

Amanece, que no es poco en Castilla la Mancha - Amance, que no es poco en 80 días.