Praga a precios de crisis

 

 

La capital checa es una ciudad entretenida como pocas. En estos tiempos que corren es uno de los mejores destinos para disfrutar de unas buenas vacaciones, porque no sólo o no está demasiado masificado, sino que además, es posible encontrar precios que en cualquier otro lugar, parecerían una broma.

Si uno tiene un presupuesto un poco justito, pero aún así quiere unos días de descanso y, al mismo tiempo, muy culturales, Praga es su destino. Lo único que tiene que tener muy en cuenta es fijarse en que el hotel esté cerca de algún medio de transporte con el que pueda llegar cómoda y rápidamente al centro de la ciudad. De otra forma, pagará en transporte lo que se ha ahorrado en alojamiento.

 

 

 

 

 

 

 

La ciudad tiene diversos ambientes y muchas posibilidades. Uno puede pasar 3 ó 4 días descubriendo siempre cosas nuevas y después, se pueden hacer excursiones a puntos cercanos, como Karlovi Vari o la fábrica de cerveza de Pilsen. En cualquier caso, Chequia es un país relativamente pequeño y uno podría recorrerlo de punta a punta en unas pocas horas. Así que una excursión a Bohemia del sur, tampoco está descartada.

La vida cultural en Praga es muy intensa y todo tiene unos precios que da gusto, pero ahí no termina lo bueno, hay montones de parques para pasear y disfrutar de la naturaleza y, por supuesto, hay millones de bares y deliciosos rincones en los que uno puede olvidar el cansancio del día y relajarse con una deliciosa cerveza checa en la mano.

Hay que tener en cuenta que los precios de todo, irán en proporción al lugar, es decir, en plena plaza del Ayuntamiento, todo es bastante caro, pero conforme uno de aleja de esta zona, los precios van descendiendo a velocidad de vértigo y al final, se puede comer, beber y comprar por muy poco dinero.

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL/Fotos: ONT Chequia

Otros links

www.revista80dias.es