Un Innsbruck muy romántico

 

 

 

 

El refugio perfecto para pasar unos maravillosos días en pareja es Innsbruck, desde los paseos por sus calles medievales, sus parques o sus montañas, hasta la suerte de poder refugiarse en una taberna, donde tomar un buen plato de carne y entrar en calor al abrigo de una chimenea.

Vino blanco, canciones tirolesas, casas de madera, flores en los balcones y naturaleza en estado puro.

El rincón más romántico para las vacaciones más románticas.