Un Innsbruck muy romántico

 

 

A Innsbruck se puede llegar por dos autopistas, la A12 y la A13, que prácticamente termina en la ciudad. Si se viaja desde Italia, hay que atravesar el Paso del Brennero a través de la autopista A22, la estatal 12 Inntalautobahn o la Brennerautobahn (A13). Si se va por la nacional 182 hasta el Brennero es gratis, si no, tanto la A13 (peaje dirección sur) como la A12 que es la que hay que coger si se viene desde Alemania (Munich con peaje en el túnel Arlbergtunnel) tienen peaje.

En Austria, todas las autovías y autopistas tienen un peaje obligatorio, que consiste en una pegatina que hay que comprar previamente y colocar en el coche. Se llama “Die Vignette” y se puede adquirir en las oficinas del Automobil Club (ÖAMTC, ARBÖ), las agencias de seguros,


 

 

 

las gasolineras, las oficinas de correos y en los estancos. 

Si se prefiere ir en tren o en autobús, las conexiones del transporte público en Austria son excelentes. Hay conexiones por tren y autobús con todas las ciudades del país, con Munich, Venecia y algunas ciudades de Suiza. Horarios regulares y precios económicos.

Y también se puede llegar en avión, pero aunque el aeropuerto de Innsbruck esta céntrico y bien comunicado, no es la mejor opción para visitar la ciudad, ya que los vuelos a Munich son mucho más baratos incluyendo el transporte hasta Innsbruck. Sin embargo, es un aeropuerto internacional y tiene conexiones con Frankfurt, Londres y Viena. Desde el aeródromo hay servicio de transporte público que conduce a los viajeros hasta el centro de la ciudad.

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: Paloma Gil/ Fotos: Alberto Peral

Otros links

www.revista80dias.es

www.innsbruck.info