Vancouver, seduce a los peques

 

 

El compromiso medio ambiental que lidera la ciudad de Vancouver se plasma en la alimentación, de la misma manera que lo hace el crisol de culturas que compone la sociedad de esta capital.

Hace ya varios años que en Canadá impera una tendencia alimenticia hacia todo lo natural, lo orgánico, lo fresco y en general todo lo denominado BIO. No es extraño encontrar una gran abundancia de alimentos que obedecen a estas características, en particular frutas y verduras.

Las barras de ensaladas son frecuentes en muchos establecimientos y la pasión por los zumos naturales orgánicos está a la orden del día. Así la coherencia entre filosofía ambiental y tendencias alimenticias es destacable.

Las diferentes culturas aquí asentadas despliegan sus recetas y productos típicos a lo largo de toda la ciudad. No es difícil descubrir como Japón, China, Malasia, México, Francia o Singapur exponen sus tradiciones culinarias a modo de sushi , won ton , tacos, crepes , o noodles .

Probablemente una de las aportaciones más exquisitas del país sea el delicioso salmón de las frías corrientes fluviales. Es posible encontrarlo en todas las formas: al vapor, a la parrilla, ahumado o incluso fiel a la tradicional receta inglesa de fish & chips , sí, rebozado y acompañado de patatas fritas; probablemente la delicia de los niños.

Su famoso jarabe de arce se palpa en postres y recetas de bollería, en las que también cereales o granos integrales junto con harinas integrales están siempre presentes.

Las colitas de castor, son una constante nacional de venta ambulante, una masa frita untada con zumo de limón y azúcar; que aunque menos saludables merecen una degustación.

 

 

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto y fotos: HERNANDO REYES ISAZA

Otros links

www.revista80dias.es