Maribor. Su faceta infantil

 

 

Esta ciudad, al norte de Eslovenia, será la capital de la cultura europea en 2012. Una ciudad repleta de cultura, diversión y encanto, pero sobre todo, centrada en hacer las delicias de las vacaciones para los más pequeños de la casa. Al pie de las hermosas colinas de Pohorje y bañada por el río Drava es un entorno deportivo, universitario y famoso por sus viñedos.

Lindando con Austria y con Hungría, esta ciudad está en pleno corazón de Europa y puede presumir de estar situada en la parte más hermosa del país. La parte norte. Para mi gusto la mejor tratada por el clima permitiendo que se vea una alfombra verde allá por donde uno quiera mirar y que, sin embargo, puede presumir de tener algunos días de verdadero calor.

 

 

 

 

 

 

 

 

Su clima, su geografía, su historia, su gastronomía… prácticamente todas las facetas de la ciudad remiten o implican de algún modo a los niños. No se les excluye ni se les olvida y todas las celebraciones que tendrán lugar por la capitalidad cultural, podrán ser seguidas y disfrutadas igualmente por lo pequeños y no tan pequeños. Sin mencionar algunos rincones cercanos a los que se puede hacer una breve excursión y en los que, en determinadas fechas, incluso tienen lugar ciertos festivales exclusivamente dedicados a los niños y sus deseos, como es el caso del Festival de Pipi en Velenje.

En cualquier caso, sea cual sea la razón por la que uno viaja hasta Maribor con sus hijos, el viaje será divertido. Un paseo por el río a bordo de un mini crucero de una hora, un helado en cualquier esquina de la ciudad, una visita el Teatro de Marionetas… mil cosas que hacer y todo el tiempo del mundo por delante.

Quizá la mejor época es el verano, aunque todas las estaciones tienen su encanto y no es lo mismo disfrutar de los mercadillos de Adviento, que de las ferias de Pascua, los festivales de primavera, las fiestas del verano o de según qué tradiciones otoñales que pueden remitirnos por ejemplo, a la celebración del día de todos los santos. Da lo mismo, lo importante es tener muchas ganas de pasarlo bien y de comer como uno no ha comida en su vida. Así que hagamos la maleta y dejemos que la imaginación de los niños, vuele.

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es