Los Alpes franceses para los niños

 

 

Desde la orilla del glamuroso lago Leman, hasta la cima de los Alpes franceses, la naturaleza se hace la reina del paisaje.

Los más pequeños de la casa toman el control y pueden divertirse de mil y una maneras diferentes: karts, trineos de verano, lagos, piscinas, pesca, bicicleta e incluso clases de vela en la Escuela de navegación del lago.

La gastronomía no tiene parangón y tanto en invierno, como en verano, siempre hay algo que hacer y una forma de disfrutar de unas vacaciones que serán inolvidables para toda la familia: Châtel, Thonon, Evian, Yvoire, el pequeño pueblo medieval... y un largo etcétera.