Salzburgo, con estilo austríaco

 

 

La gastronomía austríaca es una de las más completas del mundo. Es imposible visitar Austria y no engordar. Su diversidad se debe a la fusión que ha llevado a cabo con otros países a lo largo de su historia.

Empecemos por los aperitivos. Los quesos son tan buenos, que están protegidos con denominación de origen: Gailtaler Almkäse, Tiroler Almkäse , Tiroler Bergkäse, Tiroler Graukäse, Vorarlberger Alpkäse y Vorarlberger Bergkäse. Los mejores son los que se hacen en las montañas.

Platos fuertes, se basan en la carne, el pescado y las legumbres. El más típico de la ciudad es el Kasnockerln , hecho con trocitos de masa de harina, leche y huevo, cocidos o fritos con mantequilla, cebolla, cebollino y queso. Delicioso. El resto de los platos se pueden encontrar en cualquier otra ciudad, por ejemplo: los Knödel , muy famosos, son una especie de albóndigas de dulce y sal. Este plato, en Tirol suele llevar también beicon, espinacas o queso. El Wienerschnitzel , es un filete empanado y un buen recurso para los que no les gustan probar las innovaciones. Un poco de carne hervida con salsa de arándanos, Tafelspitz , o carne ahumada con col agria, Selchfleisch mit sauerkraut . O simplemente, Rindsuppe , sopa de carne o bien, Tomatencremesuppe , que es una deliciosa sopa de tomate. Otra opción es la Klachlsuppe, de carne de cerdo.

Para los más atrevidos, Beuschel , un guiso a base de corazones, riñones y pulmones de vaca. Suena falta, pero está realmente bueno. Si eso es demasiado fuerte, también se puede tomar el Verhackertes , un salteado de beicon en trocitos muy pequeños.

Al sur, sobre todo en Carintia, se suele comer mucho pescado, sin embargo hay dos platos interesantes: los Kasnudeln , que es pasta rellena de quark y menta o bien rellenos de carne, Schlickkrapfen . Hacia el norte y el oeste, tenemos el Tiroler Gröstl , carne frita con pan, patata y cebolla, el Schlutzkrapfen , pasta rellena de carne, los Kässpätzle , pasta de huevo con queso, Käsdönnala , algo parecido al quiche y Schupfnudla , que es una especie de pasta de patata y harina, como una tortilla de patata, pero sin huevo.

Los postres no caben en este apartado, porque hay mil. Austria es un país con medalla de oro en los postres, así que mencionemos un par de cositas y el resto habrá que descubrirlo in situ : el Salzburger Nockerln , un delicioso merengue es la perla de la ciudad. La Sachertorte , archiconocida tarta de chocolate con mermelada y albaricoque, las Plätzchen , que son pastitas navideñas, Apfelstrudel , un delicioso brazo de gitano de hojaldre, relleno de manzana, canela y frutos secos… se puede hacer de queso, Topfenstrudel , una especie de crepes dulces, que se llaman Palatschinken, Krapfen , una masa dulce rellena… Powidl , un guiso de ciruelas. Mil cosas. La imaginación al poder.

En cuanto a la bebida… el vino tinto no es muy recomendable, el blanco es magnífico. Hay un refresco que preparan con vino blanco y agua con gas, se llama Spritz y viene a ser como un “blanco de verano” muy refrescante. Sin alcohol, está el refresco de hierbas: Almdudler , el mejor que he probado. El vino rosado también es muy bueno, lo mismo que sus espumosos. Tienen licores de lo más variado, pero son muy fuertes. Los zumos suelen ser de frutas rojas o del bosque, pero están estupendos. La cerveza se llevaría hojas enteras de lo buena que es, tienen varias marcar autóctonas, pero la más famosa es, sin duda, la Stiegl. Y en cuando al café y al té… para eso no tengo palabras. Son unos maestros.

 

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es

Salzburgo Card